El liderazgo y la administración

Liderazgo

No es lo mismo que la administración, cuando nos referimos al liderazgo estamos enfocándonos en la capacidad de influir en la forma de ser o de actuar de las demás personas, con el fin de motivarlos al cumplimiento de las metas y objetivos establecidos en una determinada empresa.

Los mejores líderes siempre trabajaran de manera eficaz para lograr una buena administración empresarial, su capacidad se basa en delegar funciones a favor del bien común de la empresa, buscando iniciativas que promuevan del desarrollo personal e institucional.

Un buen líder debe preguntarse ¿Cuáles son las cosas que quiere realizar?, esto es porque, siempre debe mantener una disciplina que lo lleve hacer las cosas correctas no para beneficio propio sino que, deberá gestionar políticas empresariales que fortalezcan  las necesidades institucionales.

La administración

Se enfoca más que todo en hacer las cosas por medio de las personas de manera eficaz y eficiente buscando el rendimiento empresarial, pero, para que esto suceda todo buen administrador debe tener presente siempre las cuatro funciones principales de Idalberto Chiavenato que son el proceso de planear, organizar, dirigir y controlar el uso de recursos para lograr los objetivos o metas organizacionales. Para mayor entendimiento vamos a interpretar cada una de ellas:

Cuando hablamos de planear: Nos estamos refiriendo en elegir y fijar las misiones y objetivos de la empresa, es todo aquello que decidimos de manera previa lo que queremos alcanzar en un futuro y como queremos lograr ese éxito.

Organizar: Aquí establecemos los tipos de tareas que deseamos realizar, quienes deben contribuir para el desarrollo de las mismas, como las distribuimos y quienes se responsabilizan por la ejecución.

Dirección: Es donde se les motiva a los individuos a contribuir a favor del cumplimiento de las metas de toda organización.

Y por último el control: para que este sea llevado a cabo de manera eficaz es necesario que todas las funciones anteriores estén establecidas y estructuradas, donde los empleados deben estar motivados y entrenados para que al momento de evaluar los procesos estos se desarrollen según lo estipulado.

El liderazgo y la administración

Hoy en día podemos observar como el mercado empresarial está muy globalizado, las nuevas tendencias tecnológicas han aumentado la preocupación de crear nuevos productos que den respuesta a las necesidades de los usuarios, pero eso no es todo, una vez que se crean los productos estos deben estar en constante actualización, así lo requiere el consumidor.

El liderazgo proactivo es indispensable, todo buen líder debe conocer su entorno y observar los cambios ambientales que se generan día a día para que de esta manera pueda identificar los hábitos y motivos que impulsan al cliente a buscar un nuevo producto.

La creatividad y la innovación son dos características personales que debe poseer todo líder, así mismo, no debe dejar de lado la calidad y eficacia de sus productos, para que esto se desarrolle de manera efectiva es necesario que exista una buena administración, sabemos que el mercado empresarial está cambiando con mucha rapidez dejando obsoletos muchos productos que no cumplen las expectativas de las nuevas generaciones, por ello, es necesario que dentro de toda empresa existan buenos líderes con una cultura empresarial que ayuden al desarrollo económico y a la resolución de problemas internos y externos donde involucren múltiples beneficios para los usuarios, creando nuevas oportunidades que fortalezcan la economía global.